Sexo y género en el lenguaje

6 marzo 2012 en 8:53 | Publicado en Diario, Educación, Ideario político, upyd | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Durante los más de veinte años que llevo dando clase de lengua española, latina, griega o francesa en un instituto de  secundaria, siempre ha sido un objetivo fundamental enseñar a mis alumnos que las categorías gramaticales hacen referencia a abstracciones mentales y no a situaciones de la realidad. Esta frase puede quedar claramente resumida en que la categoría gramatical del género en cualquiera de estas lenguas hace referencia a una clasificación que tiene como objetivo establecer las relaciones de concordancia sintáctica y no se refieren a cuestiones de sexo. Del mismo modo templum en latín es neutro pero ello no refleja ningún posicionamiento homosexual.

El ejemplo que siempre uso es el del género para los objetos inanimados: una mesa es femenino no porque tenga ninguna característica que pudiera hacernos parecer de sexo femenino. La realidad es que la mesa tiene un género para poder situarla en una frase en la que le acompañarán adjetivos que deberán concordar con ella en género (igual ocurre con el número).

Algo tan simple en un primer momento ha sido manipulado de una forma sistemática durante años por la “progresía” política. Dejando a un lado razonamientos tan evidentes han desvirtuado la forma en que nos expresamos para hacernos ver que lo “moderno” y lo “progre” era usar un lenguaje en que se visibilizara lo femenino aún a costa de hacer un uso aberrante del mismo.

Muchas han sido las veces en que el político o la política de turno ha censurado mi forma de expresarme en mis escritos por no hacer ni puñetero caso y usar correctamente el lenguaje en la utilización de términos genéricos que incluyen tanto al sexo femenino como al masculino. Mi negativa llevó en una ocasión a la correveidile de turno a llamarme seriamente la atención por no hacer caso a la normativa sobre uso del lenguaje de la junta de Andalucía. Mi respuesta fue la de escribir en más de 100 folios sin usar ni una sola vez la duplicación de términos ni la generalización del masculino ante su desconsuelo por no hacer “visible” al sexo femenino y la consiguiente convicción de haberme convertido en un verdadero misógino.

Leo con verdadera indignación que los partidos políticos han reaccionado en contra de las sensatas y sabias palabras del informe de la RAE sobre el sexismo lingüístico y visibilidad en la mujer. Bueno, en realidad no todos han hablado contra el informe porque el diputado por UPyD Toni Cantó ha dicho que lo comparte y que manifiesta lo que ocurre cada vez que los políticos meten las narices en donde no deben.

Merece la pena leerlo detenidamente para ver cómo es fácil desmontar cada uno de los argumentos que se proponen para decir que el lenguaje es sexista y para ver que esa postura acaba llevando hasta el mayor de los absurdos a aquellos que pretenden imponerla. Todos recordamos la estupidez de lo de miembros y miembras o podríamos traer cualquiera de los textos en los que abundan los o/a y la @ como modelos de ignorancia de aquellos que pretenden hablan de lenguaje sin tener ni idea del tema y sin molestarse en preguntar a los que saben.

Destaco un par de párrafos que vienen a evidenciar lo absurda que puede llegar a ser esta postura: … el lector se preguntará probablemente si es o no sexista usar el adjetivo juntos, masculino plural, en la oración Juan y María viven juntos. Como este adjetivo “no visibiliza el femenino”, en este caso el género del sustantivo María, es de suponer que esta frase es sexista. Tal vez el que la construyó debería haber dicho … viven en compañía para no ser discriminatorio con las mujeres. Pero ¿qué hace si el predicado fuera… están contentos, …están cansados o … viven solos? ¿Deberían tal vez usarse en estos contexto adjetivos que no hagan distinción en la concordancia de género como alegres o felices, o locuciones como no la requieran, como en soledad?

Otro párrafo sin desperdicio: ¿Debemos entender tal vez que es correcto discriminar a las hembras en expresiones tan comunes como los perros, los gatos, los lobos o los jabalíes, o hemos de interpretar, por el contrario, que no es preciso que el género tenga aquí correspondencia con el sexo? Los que elijan esta última opción ¿habrían de argumentar tal vez que los animales no tienen dignidad, y que este es el factor que determina la visibilidad morofológica? De nuevo, ¿cuál es el límite?

Para acabar concluyendo que: Un buen paso hacia la solución del “problema de visibilidad” sería reconocer, simple y llanamente, que, si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar.

En definitiva, el lenguaje no es sexista en sí mismo sino que lo son las personas que usan el lenguaje como reflejo de sus propias ideas sexistas. Los políticos deberían dedicarse a luchar contra la discriminación evidente que la mujer tiene en la sociedad persiguiendo las situaciones de discriminación que se dan. Intentar simplificar el problema a una cuestión lingüística es desviar el problema así como lo es el buscar políticas de paridad que acaban suponiendo una discriminación de la capacidad por cuestiones puramente sexuales. Los políticos deben dedicarse a buscar soluciones a los problemas y que sean los lingüistas los que hablen del lenguaje y de sus usos.

About these ads

Dejar un comentario »

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Puedes escribir un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com. | El tema Pool.
Entries y comentarios feeds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.663 seguidores

%d personas les gusta esto: